Cirugía Plástica Mamoplastia: Aumento, Reducción, Reconstrucción y Elevación de Senos

La mamoplastia no sólo es un conjunto de técnicas quirúrgicas que se llevan a cabo con fines estéticos, ya que al aplicar técnicas poco invasivas, es posible recuperar la morfología natural del paciente, recobrando su autoestima y salud en general.

Siempre y cuando estos procedimientos se realicen por un profesional, los riesgos se reducen considerablemente, siendo el beneficio más grande la confianza y seguridad que se adquieren, una vez se aprecie el resultado.

¿Qué es la Mamoplastia?

La mamoplastia consiste en aplicar diferentes técnicas quirúrgicas para reconstruir y modelar el busto femenino, según sea conveniente. En la actualidad, estos métodos también se emplean para beneficiar el volumen, firmeza y forma en pacientes que han sido víctimas del cáncer de mama.

La mamoplastia puede ser de aumento, reducción, reconstrucción y elevación, y su finalidad es conservar la morfología natural de los senos, en función a las necesidades del paciente.

Mamoplastia de Aumento

La mamoplastia de aumento se lleva a cabo para lograr mejorar la apariencia, tamaño, simetría y volumen de los senos femeninos. Para conseguirlo, se colocan implantes debajo o sobre el músculo del pecho, siguiendo un procedimiento poco invasivo que se ejecuta realizando una pequeña incisión en la axila.

Generalmente, los implantes mamarios están compuesto de silicona con solución salina o simplemente, gel de silicona. Antes de empezar la cirugía, se hacen pruebas de colocación para determinar el tamaño y estética de los implantes.

Hoy, el uso de los implantes de gel es utilizado en pruebas científicas previamente aprobados por el sistema de salud, mientras que los implantes rellenos con solución salina se utilizan sin restricción en el aumento mamario primario.

Como en todo procedimiento quirúrgico, existen riesgos y beneficios a considerar antes de someterse a cualquier cirugía plástica. La comunicación, en este sentido, es muy importante al momento de cada consulta médica, de manera que no podemos olvidar expresar nuestras preocupaciones y expectativas a nuestro médico de confianza .

Mamoplastia de Reducción

La reducción de pecho se ejecuta con fines médicos para extraer la piel sobrante y eliminar el exceso de grasa acumulada en el tejido mamario. Este tipo de cirugías es solicitada por mujeres que sufren dolores constantes de espalda y cuello por el peso significativo de sus senos.

Los efectos secundarios de la cirugía pueden variar entre la sensibilidad y la incapacidad para amamantar. Por lo tanto, si la lactancia materna te resulta importante, considera no hacerte una mamoplastia de reducción hasta no culminar la etapa de amamantamiento.

Lo que sí es seguro es que la mayoría de las mujeres afirman tener una vida mucho más saludable, ya que se elimina el dolor causado por senos excesivamente grandes.

Mamoplastia de Reconstrucción

La reconstrucción es un proceso quirúrgico que generalmente se realiza en pacientes que han sufrido accidentes o han perdido la morfología natural del seno debido al cáncer mamario avanzado.

El procedimiento se basa en moldear un busto de apariencia natural en donde incluso la areola y le pezón también proyecten la sensibilidad y función usual aprovechando el mismo tejido del cuerpo femenino.

Este tipo de reconstrucción autóloga se puede realizar después de una mastectomía y no existen efectos secundarios conocidos. No obstante, los exámenes para cada caso en particular son estrictamente necesarios y deben programarse citas para analizar a fondo la evaluación.

Mamoplastia de Levantamiento o Elevación

Para combatir el síndrome de los senos caídos (ptosis), realizar una mastopexia puede ser conveniente para eliminar el exceso de piel y moldear unos senos lo suficientemente fuertes como para mantenerse firmes.

Para lograr el objetivo, es probable que durante la cirugía se apliquen algunas de estas técnicas:

  • Patrón de Wise: Se hace una incisión en forma de ancla alrededor del pecho y por debajo del seno.
  • LeJour: Se realiza una incisión alrededor y hacia abajo de la areola.
  • Donut o periareolar: Consiste en una incisión profunda alrededor de la areola.

Planificación de la Cirugía

Durante la primera consulta, el cirujano no sólo evaluará el aspecto de las mamas, tomando en consideración las condiciones y aspecto de las mismas, sino que además se analiza el estado general de la salud, incluyendo el psicológico.

Por lo tanto, al margen del estudio y exploración de las mamas, como pacientes, podemos solicitar un estudio psicológico eventualmente para prepararnos a la transformación previa a la cirugía.

Asimismo, estamos en el derecho y necesidad de discutir sobre nuestras expectativas, pero también debemos tener en cuenta nuestro compromiso y responsabilidad, en relación a nuestra seguridad como pacientes.

De esta forma, se tomará una decisión unánime sobre cuál procedimiento puede ser el más conveniente para no afectar nuestra salud y seguridad en general.

Aspectos a tener en cuenta durante las citas médicas

Durante las citas médicas, el paciente tiene la obligación de informar sobre el consumo de medicamentos y tratamientos médicos para adquirir conocimiento sobre qué drogas o suplementos pueden ser perjudiciales en la intervención quirúrgica.

Usualmente, se recomienda evitar consumir antiinflamatorios y vitaminas que puedan aumentar el sangrado durante la cirugía. Por otra parte, la alimentación debe ser balanceada, evitando el consumo de gluten y grasas, y optando por vegetales y proteínas.

La vitamina C es muy recomendable, ya que permite acelerar el proceso de cicatrización. En cuanto al cuidado de la piel, es importante mantener una buena hidratación y dejar el tabaco durante un tiempo, sobretodo antes de someterse al procedimiento quirúrgico.

También Debes Leer  ¿Que Funciona Mejor para la Celulitis Radiofrecuencia o Cavitación?

Cuidados Postoperatorios

  • Reposo: Es importante guardar reposo después de la cirugía para facilitar la cicatrización y movilidad del músculo. A su vez, se evita la rotación de la prótesis, el sangrado y la acumulación de líquidos en la zona operada.
  • Hidratación y alimentación: Mantener una hidratación y alimentación adecuada mejorará considerablemente los síntomas de sequedad y distensión, mientras el consumo adecuado de alimentos evitará la acumulación de gases y sensación de acidez que a largo plazo, pueden afectar la salud.
  • Cicatrización: En la primera etapa postoperatorio, es importante la limpieza con antisépticos y la aplicación de geles hidratantes para prevenir la formación de queloides y acortar el tiempo de recuperación.
  • Fisioterapia: El drenaje linfático fisioterapéutico, será necesario para aliviar la inflamación y el estrés, y evitar la acumulación de líquidos.
  • Seguimiento mamario: Durante un tiempo, será necesario regresar a las consultas médicas para un seguimiento mamario adecuado. Así, se valora el proceso de recuperación y se toman acciones contundentes lo antes posible, en el caso de complicaciones.

 

error: Content is protected !!