Saltar al contenido

Los implantes cigomáticos para pacientes con pérdida ósea

Personas mayores con implantesSeguro que conoce a alguien con este problema o eres tú mismo quien padece una pérdida ósea dental. Con el paso de los años, la erosión de los dientes con la masticación, las enfermedades de las encías, una falta de higiene bucodental, tratamientos con quimioterapia y otras dolencias van haciendo que nuestra dentadura sufra grandes trastornos y cambios que van destruyendo el hueso poco a poco. Quizá tu dentista te ha comentado que es complicado colocar alguna prótesis dental por esa falta de hueso pero quizá te interesa saber que existe una nueva técnica para estos casos, los implantes cigomáticos.

Tabla de Contenidos

¿Qué son los implantes y por qué se necesitan?

¿Te falta algo? busca en la mayor tienda online Descubre en Amazon

Cuando sufrimos la pérdida de un diente desde la raíz, ya sea por una periodontitis no tratada, por una enfermedad determinada o por un golpe en la boca, suelen colocarse implantes dentales para sustituir el hueco que ha dejado esa pieza de forma artificial. Suelen estar fabricados con materiales que no dañan nuestra boca, utilizando además técnicas de osteointegración o biointegración para que la unión al hueso mandibular sea de una forma estructural directa. Los materiales con los que se crean estos implantes se regeneran con el hueso (ver la imagen).

implante-cigomaticoLa necesidad de realizarse un implante es para evitar problemas mayores como la pérdida de piezas adyacentes, o en los casos de ser piezas de la mandíbula inferior las que se han perdido, las superiores, al no tener dónde reposar cuando cerramos la boca, poco a poco, por la naturaleza del diente, van descolgándose y aflojándose. Por otra parte, debemos recordar que la masticación y el tipo de mordida son muy importantes en toda nuestra salud, por las diferentes terminaciones nerviosas que se encuentran en nuestra foca y en nuestra cara. La inflamación o problemas de la mandíbula o las encías, provocan a veces tensión muscular en el cuello, problemas de oído, dolores de cabeza… Existen muchos factores por los que es recomendable realizarse un tratamiento de implantología, se tenga la edad que se tenga.

Implantes cigomáticos

Los casos donde se necesita una rehabilitación en la mandíbula superior con un implante el odontólogo puede encontrarse algún problema por la falta de hueso, a veces se realizan injertos de hueso de otras zonas del cuerpo del paciente pero esto conlleva varias intervenciones y, normalmente son largas e incómodas para el enfermo. Gracias al avance de las tecnologías y de las investigaciones en salud bucodental se ha podido llegar a la técnica de los implantes cigomáticos.

También Debes Leer  El papel de los higienistas dentales en los implantes

hueso-cigomaticoEsta técnica de rehabilitación se basa en el uso del hueso remanente para así evitar tener que realizar injertos y realizar la operación con el menos número de operaciones posibles. El hueso cigomático o del pómulo (en la imagen puedes ver dónde se localiza) es muy resistente y no se ve dañado cuando se pierde alguna o varias piezas dentales. La intervención se hace con anestesia local, por lo que no es necesario ingresar al paciente días antes ni un tratamiento especial. Primero se coloca el implante y seis meses después se pasa a colocar la prótesis. Es necesario que pase este espacio de tiempo para que el implante se una de forma natural al hueso cigomático, se vaya así ajustando poco a poco y no se produzcan cambios o modificaciones cuando la prótesis sea colocada.

Este tipo de implantes se comenzaron a utilizar para los casos de cáncer, inicialmente en casos de una resección maxilar. Además, estos pacientes, sea cual sea su tipo de cáncer, suelen sufrir mucho con la quimioterapia, su organismo se ve afectado y el calcio de los huesos se resiente. Además, las células de los dientes o de la boca, además del pelo o las uñas, son las que más notan los efectos de este tipo de tratamiento tan agresivo, y es muy normal que puedan sufrir enfermedades bucodentales.

También Debes Leer  Los implantes dentales de zirconio

Implantes para cada caso

Cada paciente es diferente a otro, las dolencias nunca son iguales y, aunque se tenga una perfecta higiene dental, la dieta sea equilibrada, se haga deporte y se cuide en general, cada persona desarrollará o no un problema bucodental. Por la genética o el tipo de enfermedades que se hayan sufrido durante el paso de los años, incluso los rasgos faciales pueden determinar si se tendrán encías sensibles, si se desarrollará un tipo de color de dientes más o menos blanco o si los dientes son más fuertes. Por todo ello existen diferentes tipos de implantes para que se puedan adecuar a las necesidades de cada enfermo.

  1. Los implantes cigomáticos. Como ya hemos comentado son aquellos que van al hueso del pómulo e indicados a un tipo de paciente concreto.
  2. Implantes pterigoideos. Se colocan en el segundo molar y se da para aquellos casos con problemas de maxilar atrófico.
  3. Los implantes yuxtaóseos o subperiósticos. Van situados en la parte de la cresa ósea con una forma muy peculiar, se le suele decir que tienen forma de silla de montar. Los pacientes a los que va destinado son para aquellos que tienen una gran reabsorción ósea.
  4. Endoóseos. Estos implantes son los que van colocados en el hueso alveolar, dentro. Pueden colocarse con forma cilíndrica o de láminas perforadas.

¿De qué materiales pueden ser los implantes?

implante-de-titanioLos implantes, como comentamos en el comienzo de este post, pueden ser de varios materiales. La elección de los materiales es muy concreta, porque al colocarse en el lugar donde estaba la raíz del dientes, se dan muchos casos de rechazo de la pieza. Se debe prevenir al paciente de problemas tóxicos, el uso de metales que se disuelvan o pierdan una mínima cantidad puede ser fatal para nuestro organismo. Se pueden usar aleaciones de cromo-cobalto o bien de acero inoxidable. Los materiales más comunes y puros para fabricar los implantes son:

  1. El titanio. Tiene un alto porcentaje de compatibilidad con las células. No sufre de problemas de corrosión o rechazo, es muy resistente y su porosidad hace que se amolde al hueco donde anteriormente estaba la raíz de la pieza perdida.
  2. Materiales plásticos. No son tóxicos pero sí pueden desarrollar algún tipo de modificación con el tiempo. A veces tienen complicaciones para unirse a los tejidos adyacentes.
  3. Cerámica. Uno de los factores de éxito de este material es la ausencia de toxicidad que tiene y se unen bien a la dentadura. Pueden también padecer algún problema de degradación con el paso del tiempo.

Cuando se sufre un problema de pérdida de dientes por el motivo que sea, debemos acudir a nuestro dentista. También hay que pedir una cita con nuestra clínica odontológica cuando notemos que nuestros dientes están sueltos, nos duele la mandíbula o sentimos cualquier dolencia en nuestra boca. Una revisión a tiempo puede prevenir enfermedades mayores. En el caso de que tengamos que realizarnos una rehabilitación con implantes, consulta con tu odontólogo cuál es la que más se adecua a tu caso, además de dejarte aconsejar por él. Tener un dentista de confianza y con el que te sientas cómodo siempre ayudará a mantener una buena salud dental. No dejes de sonreír y quítate los complejos, disfruta de una bonita dentadura y una sonrisa perfecta.