¿Por qué condensan las ventanas de aluminio? ¿Cuál es la solución?

 

La condensación de ventanas de aluminio es un tema recurrente en la actualidad porque la mayoría de los usuarios usamos este tipo de cerramientos en nuestros hogares. Y al notar el nivel de condensación sobre ellas, nos vemos en la necesidad de buscar soluciones prácticas y definitivas.

Sin embargo, antes de tomar cualquier decisión, es importante distinguir los diferentes tipos de condensación: superficial e intersticial. En el primer caso la humedad se manifiesta sobre la superficie externa como gotas de agua, mientras que en el segundo caso, la humedad se produce en el interior del muro. 

En este apartado hablaremos especialmente de la condensación superficial, ya que es el tipo de condensación que se produce especialmente en las ventanas de aluminio. 

¿Cómo se produce la condensación?

El proceso de condensación depende de varios factores. La diferencia de temperatura entre el aire y la superficie de los vidrios, la humedad relativa y la cantidad de vapor de agua del ambiente son factores influyentes, aunque también hay que tomar en cuenta la superficie de los vidrios y la temperatura de saturación del aire. 

Un ambiente inferior a los 22ºC con una humedad relativa del 65% puede llegar a producir condensación sobre una ventana de aluminio o un vidrio que presenta una temperatura inferior a los 15ºC. 

Esto sucede porque la atmósfera de dicho ambiente contiene una determinada cantidad de vapor de agua. Por lo tanto, si el aire se enfría hasta los 15ºC sin variar su concentración, alcanzaría un punto de saturación del 100% y al no admitir más vapor, se convertiría en agua. 

Pero en este escenario las causas también se relacionan con la concentración de vapor de agua, la temperatura del ambiente y el incorrecto aislamiento de las ventanas. Como consecuencia tendremos una ventana completamente empañada o una pared humedecida, además de manchas, desconchones de pintura y moho a largo plazo. 

5 maneras de evitar la condensación en ventanas de aluminio 

También Debes Leer  ¿Qué son los Ácaros del Polvo que Salen en Casa?

Básicamente todo parte del control de la humedad relativa y de la temperatura del ambiente, además del correcto aislamiento en las ventanas. Como bien hemos explicado con anterioridad, la condensación se produce cuando existe exceso de humedad y el vapor de agua concentrado en el aire entra en contacto con una superficie fría. 

En otras palabras, todas las situaciones en las que se presenten este tipo de condiciones producirán condensación en los vidrios y ventanas de aluminio. Es así como el clima, la orientación de la vivienda, darte una ducha caliente o abrir la puerta del horno después de cocinar, aumentan el nivel de humedad en el ambiente. 

Las plantas durante el proceso de fotosíntesis y la respiración constante también emiten vapor de agua. Razón por la cual los vidrios tienden a empañarse recurrentemente durante el día o la noche. Las ventanas con protección pueden ser funcionales, pero no son suficientes a la hora de evitar por completo la condensación. 

 

También Debes Leer  Que es el Gas Radón, donde se Encuentra y cómo Detectarlo

5 medidas para reducir la humedad en casa

 

Deja que el aire interior circule 

Un buen sistema de climatización en casa puede eliminar la condensación. Por ello es importante dejar circular el aire interior en casa. De hecho, cuanto más aire circule por las ventanas, mejor para ti, ya que el aire ayudará a disipar el vapor de agua que se adhiere a los cristales o ventanas de aluminio. 

  • Sube las persianas con regularidad y abre las cortinas para que el aire circule libremente. 
  • De tener chimenea, procura no taparla para no interferir con la ventilación interior. 

Instala sistemas de ventilación 

A diferencia de las ventanas antiguas, los cerramientos actuales ofrecen mejores prestaciones en cuanto a la estanqueidad que se necesita. Sin embargo, estas particularidades también interfieren con la circulación del aire.  

Por lo tanto, adaptar sistemas de ventilación en casa que permitan la renovación y regulación de la temperatura interna puede funcionar para aclimatar y reducir la condensación en los espacios cerrados. 

  • Abre las ventanas 10 minutos al día e instala sistemas de ventilación aptos para tu hogar. Con esto evitarás que se empañen los cristales con regularidad y también combatirás la condensación intersticial. 

Recurre a los deshumidificadores y extractores 

Otra forma de combatir la condensación superficial e intersticial es a través de deshumidificadores y extractores. Estas herramientas no sólo contrarrestan el nivel de condensación en casa, sino que además, aumentan el confort y el bienestar en el recinto.

Optimiza la temperatura

Como ya te has dado cuenta, la condensación se genera cuando existe contraste de temperatura entre el vapor de agua y las superficies. En otras palabras, la temperatura es crucial y tiene un papel determinante a la hora de controlar la humedad en casa. 

Por ello es importante crear una atmósfera tibia y mantener una temperatura ambiente media que esté por encima de los 17º. Disipar el calor también es importante, de manera que debes usar los sistemas de ventilación y los cerramientos a tu favor para optimizar el ambiente en las estancias cerradas. 

Elige un buen cristal para tus ventanas de aluminio 

Si todo lo anterior no arrojó buenos resultados, quizá el problema sea el cristal de tus ventanas de aluminio. Si este en el caso, será necesario elegir un cristal capaz de mantener una temperatura adecuada en el mayor tiempo posible. 

  • Considera instalar ventanas con doble vidrio
  • También analiza la posibilidad de adquirir cristales certificados de baja emisividad. 

Este tipo de cristales te ayudarán a reducir la pérdida de calor y generarán un clima templado en el interior de la vivienda. Sin duda, es lo que necesitas para reforzar la seguridad en casa y eliminar por completo la condensación. 

También Debes Leer  ¿Qué es el Moho que Sale en las Paredes de las Viviendas?