¿Qué es el Síndrome de Tourette? Causas, Síntomas y Tratamiento

Dicho síndrome es un trastorno neurológico, que a pesar de ser poco frecuente, es importante conocer para mejorar su comprensión, en torno a las condiciones de vida de los pacientes.

Aunque no existe una cura,  la medicación y el tratamiento psicológico pueden ayudar a controlar la serie de movimientos involuntarios, a medida que propician el debido proceso de adaptación para el paciente.  

¿Qué es el Síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico conocido por la aparición de movimientos y sonidos involuntarios que se repiten de manera irregular y suelen aumentar en situaciones de tensión y estrés.

El síndrome de Tourette es considero una enfermedad grave y crónica que requiere de intervención inmediata, una vez se identifique en el paciente. Los primeros síntomas suelen presentarse entre los siete y diez años, con cambios de intensidad variables.

De esta manera, los tics pueden aumentar gradualmente o disminuir hasta prácticamente desaparecer, lo cual es motivo de cuidado y seguimiento.

Asimismo, es importante saber que los niños tienen mayor posibilidad de padecer esta enfermedad en comparación con las niñas, y hasta la fecha, las causas siguen siendo desconocidas.   

Causas

A pesar de desconocer las causas exactas que generan el síndrome de Gilles de la Tourette, se presume que factores hereditarios y ambientales, desempeñan un rol determinante sobre la actividad cerebral neurotransmisora del paciente.

Así, las sustancias químicas encargadas de transmitir impulsos nerviosos, pueden verse afectadas de alguna manera, y el resultado se proyecta en la cantidad de tics compulsivos imposibles de controlar de manera natural.

Factores de riesgo

Al estar las causas relacionadas íntimamente con la genética y ciertos elementos químicos, los factores de riesgo del síndrome de Tourette son los siguientes:

  • Antecedentes familiares: Tener antepasados que hayan sufrido el síndrome de Tourette, aumentan los riesgos de desarrollar dicho trastorno.
  • Químicos: La exposición a químicos producidos por una contaminación ambiental extrema, también es capaz de alterar el desarrollo de los neurotransmisores durante el embarazo, aunque este tipo de causas aún están bajo estudio y análisis constante.
  • Sexo: Los hombres son más propensos a desarrollar el síndrome de Gilles de la Tourette, también por razones desconocidas.

Síntomas

Los movimientos, sonidos y tics intermitentes y repentinos corresponden al signo distintivo del trastorno de Tourette.

Los síntomas interfieren directamente con la comunicación y el ritmo normal de las actividades diarias, lo cual influye negativamente en la calidad de vida del paciente.

Los tics pueden clasificarse en:

  • Simples: Movimientos breves que se repiten consecutivamente en un área muscular determinada.
  • Complejos: Existe un patrón de reacciones diferentes y organizadas que involucran a varias zonas musculares. De esta forma, los tics pueden variar entre movimientos y sonidos, siendo muy diverso el patrón y espectro que se experimentan.

Tics Motores del Síndrome de Tourette

Los tics motores involucran una serie de movimientos corporales desenfrenados que pueden ir agravando con el tiempo. Algunos de esos tics se podrían clasificar de la siguiente manera:

Tics simples:

  • Parpadeo de ojos.
  • Encoger los hombres.
  • Mover la cabeza, ojos, nariz o boca.

Tics complejos:

  • Tocar y oler objetos.
  • Repetir movimientos de otros.
  • Caminar respetando un patrón específico.
  • Hacer obscenidades.
  • Saltar.

Tics vocales comunes en el síndrome de Tourette

También Debes Leer  Cuáles son las Diferencias y Similitudes entre Gripe y Resfriado en Niños y Adultos

Los tics vocales se basan en sonidos repentinos de diferente índole. A su vez, es común pronunciar palabras sin ningún sentido lógico, e incluso llegar a decir vulgaridades desenfrenadamente.

Tics simples:

  • Resoplar.
  • Gruñir.
  • Toser.

Tics complejos:

  • Repetir palabras y frases propias o de otros.
  • Decir obscenidades e insultos.

Además, es importante saber que, con el paso del tiempo, los tics pueden llegar a variar, en función al tipo y frecuencia.

Asimismo, cabe destacar que el estrés, la ansiedad y las emociones en general, influyen directamente sobre el nivel de tics a experimentar.

También es común presentar los signos principales del síndrome durante el sueño, y sentir que el trastorno empeora con el transcurso de la adolescencia.

De la misma forma, es posible sentir impulsos premonitorios antes de experimentar la serie de tics descontrolados, siendo la sensación de cosquilleo y tensión, las más usuales.

3 Tratamientos más Usados

La idea principal del tratamiento se basa en controlar los tics que interfieren sobre el manejo de las rutinas diarias. En este sentido, las terapias y la medicación pueden ser efectivas, pero como último recurso, el paciente puede someterse a una operación cerebral para tratar la región afectada.

  • Medicamentos

Los antidepresivos, las inyecciones con botulina y los anticonvulsivos pueden utilizarse como tratamiento médico para controlar los impulsos generados por el síndrome de Tourette.

Sin embargo, a veces ciertas drogas pueden generar efectos secundarios que van desde el aumento de peso, hasta somnolencia y la exacerbación de los tics.

No obstante, su consumo es sugerido, ya que existen casos que muestran mayor nivel de concentración y control de la ira.

  • Terapias   

La intervención cognitiva pueden ayudar a identificar las sensaciones premonitorias antes de experimentar los tics involuntarios.

La psicoterapia, además pretender estimular la aceptación del paciente hacia el síndrome, también ayudan a regular la déficit de atención por hiperactividad, obsesión, depresión y ansiedad.

  • Estimulación cerebral profunda (DBS)

Cuando la medicación y la terapia no son suficientes, la estimulación cerebral profunda podría ser efectiva como tratamiento radical contra el síndrome de Tourette.

La DBS consiste en implantar una sonda neuroestimulante en el cerebro que se encarga de transmitir señales eléctricas para estimular las áreas que controlan el movimiento y el dolor.

Sin embargo, no se trata de una intervención fácil de realizar, ni mucho menos económica. Además, este tipo de tratamiento aún se encuentra en etapas de investigación, de manera que es necesario profundizar en su estudio para determinar al 100% su eficacia y seguridad.

¿Cuándo consultar al médico?

A pesar que no todos los tics corresponden al síndrome de Tourette, es recomendable acudir a un médico especializado, una vez observe ciertos movimientos o sonidos involuntarios en su hijo.

Es importante saber que la aparición de tics suele ser común en ciertos niños, así como es normal que estos desaparezcan durante el desarrollo.

Sin embargo, es importante estar atento, sobre todo cuando se identifica una conducta inusual que usted considere que ha agraviado con el tiempo.

También Debes Leer  ▶ Cuáles son las Diferencias entre Neumonía y Bronconeumonía ◀

 

error: Content is protected !!