¿Qué es la tensión mandibular, en qué nos perjudica y cómo se puede aliviar?

 

La tensión mandibular es una de las consecuencias de aquellos días donde el estrés y los problemas pueden sobrepasarte

 

Muchas veces no nos damos cuenta de lo importante que resulta tomarnos cada día con calma y vivir el presente, ya que, lo contrario se convierte en desgaste y por ende, en problemas de salud.

 

Uno de estos problemas de salud es precisamente la tensión mandibular, pero ¿Qué es realmente? ¿En qué nos perjudica? Y ¿Cómo se puede aliviar? La respuesta a esta y otras interrogantes las tendrás en las próximas líneas…

 

Pero antes quiero que sepas lo que es la mandíbula para que puedas entender cómo se produce la tensión mandibular.

 

La mandíbula

Prueba Amazon Prime Gratis

 

Cuando se hace referencia a la mandíbula, se dice que es precisamente la parte del cuerpo, que consta de una serie de huesos y está ubicada en la boca, la cual se encarga de sostener nuestros dientes.

 

¿Qué es la tensión mandibular?

 

Una vez entendido lo que es la mandíbula y su función principal en nuestro cuerpo, ahora te explicaré en lo que consiste la tensión mandibular y la relación con nuestras emociones o cargas.

La tensión mandibular es una enfermedad o malestar que ocurre en esta zona de la boca y que es ocasionado generalmente por algunos episodios de estrés.

 

¿Cuáles son los síntomas?

 

Los síntomas suelen ser diversos y pueden variar de acuerdo a las causas de la misma, pero independientemente de lo que la ocasione, los más comunes son los siguientes:

También Debes Leer  【Porque me Salen Placas de Pus en la Garganta con Fiebre】

 

  • Dificultad al momento de ingerir alimentos, ya que, suelen presentarse dolores al masticar.

 

  • Dificultad al querer hablar o simplemente abrir la boca, por los dolores constantes al realizar estos movimientos.

 

  • Impedimento al bostezar, debido a que la simple acción de mover la boca genera malestar.

 

  • Ciertos sonidos o ruidos molestos, algo así como “chasquidos”.

 

  • Dolores de cabeza de manera constante, también puede presentarse dolores en los dientes y en algunas ocasiones en el cuello.

 

  • Dolores en la cervical o zonas cercanas.

 

  • Dientes sensibles y muchas veces desgastados.

 

  • Dificultad para conciliar el sueño.

 

Causas de la tensión mandibular

 

La tensión mandibular, por lo general se suele asociar a algunos episodios de estrés que pueda tener la persona que lo padece, sin embargo, más allá de estos episodios, también existen otros detonantes que lo ocasionan.

 

En la mayoría de los casos, se le relaciona también con el rechinamiento de los dientes, es decir, la acción de apretar los dientes sin la necesidad de masticar, éste procedimiento es algo que muchas veces se hace inconscientemente mientras se duerme, aunque algunas personas lo realizan cuando se encuentran estresados.

 

Este proceso, aunque parezca poco importante, puede producir el dolor o tensión en la mandíbula.

 

Además, la tensión mandibular también puede deberse a infecciones como es el caso de la osteomielitis, una infección que afecta a los huesos y tejidos.

 

Adicionalmente, otra causa muy estudiada y que guarda relación con el dolor en la mandíbula es precisamente el TMD o desorden temporomandibular, un trastorno que ocasiona daños a la articulación temporomandibular, valga la redundancia, localizada en la mandíbula.

También Debes Leer  ¿Qué es la Acidez de Estómago, que la Provoca y Cómo Aliviarla con Remedios Caseros?

 

Este trastorno, en palabras más claves o sencillas, se trata de chasquidos que se producen al abrir o cuando se está masticando. Y en algunos casos, puede ocasionar que la mandíbula se encuentre en una sola posición, de forma permanente.

 

También, puede asociarse a las condiciones de los dientes,ya que, una dentadura con problemas de caries, encías dañadas o sensibles, así como absceso puede producir la tensión mandibular, aunque esta causa es poco frecuente, pero guarda bastante relación.

 

¿En qué nos perjudica?

 

La tensión mandibular suele perjudicar a la persona que la padece, ya que, dificulta su estilo de vida diario, así como sus rutinas de sueño.

 

Y es muy bien conocido, que una persona que no tenga una buena rutina de sueño, está propensa a sufrir de dolores de cabeza, más estrés o más ansiedad, lo que complica su bienestar y el poder llevar a cabo su día con total normalidad.

 

Es decir, la tensión mandibular afecta negativamente la vida cotidiana de cualquier persona, impidiendo que pueda realizar sus actividades diarias, además, de resultar muy molesto el hacer acciones tan básicas cómo el hecho de abrir la boca, bostezar o simplemente masticar.

 

¿Cómo se puede aliviar?

 

Para el tratamiento de la tensión mandibular lo más recomendable son una serie de ejercicios, pero también hay otras formas que pueden resultar beneficiosas para su curación.

 

 

Ejercicios

 

En primer lugar, los ejercicios ayudan notablemente a relajar, lo cual es imprescindible para evitar y aliviar los dolores.

 

Uno de los ejercicios más utilizados para el tratamiento de la tensión mandibular es precisamente el de abrir y cerrar la boca, luego sacando la lengua para intentar tocar con ella la punta de la nariz. Esto contribuye a estirar los músculos.

También Debes Leer  Cuales son las Causas mas Comunes de la Hinchazon en los Pies

 

Técnica del tirón de orejas

 

Otra técnica muy conocida para tratar la tensión mandibular se trata del tirón de orejas.

 

Esta técnica consiste en ubicar los dedos pulgar e índice sobre la zona del lóbulo de la oreja, luego suavemente realizar una tracción con dirección hacia los pies. Si notas algo de resistencia, debes mantener la tracción.

 

Te preguntarás ¿En qué ayuda está técnica? Pues, bien, porque tiene como función  descomprender el hueso temporal, es decir, uno de los huesos que forman parte de la estructuración de la mandíbula.

 

De esta manera, ayuda a relajar cada uno de los tejidos y mejorar la tensión acumulada en la mandíbula.

 

Meditación.

 

Si de relajación se trata, para nadie es un misterio que nada mejor que realizar algo de meditación.

 

La meditación sirve para todo o al menos casi todo. Basta con realizar ejercicios sencillos de respiración y tus tejidos estarán más relajados. Puedes descargar algunas apps que te ayudarán a tener una concentración diaria con cada una de las actividades asignadas, una de estas apps es Petit Bambou.

 

Masaje

 

Un automasaje puede también ser parte de la solución y existen muchos que puedes hacerte, y lo mejor de todo es que resultan muy sencillos.

 

Para esto te puedes ayudar con algún aceite esencial o algún bálsamo, y con los pulgares realizar algunos movimientos e intentando hacer algo de presión para eliminar la tensión en la zona mandibular.

 

No importa cual de estas técnicas desees emplear, recuerda que igual debes mantener tu mente siempre relajada y evitar que los problemas te golpeen. Vive un día a la vez, sin presiones.