¿Qué es Sudoración Nocturna, por qué se Produce y Cómo Evitarla?

Esa noche también, ¿te despertaste limpiándote la frente con una esquina del edredón? ¿Su pareja está cansada de dormir junto a un charco de agua hirviendo? Es oficial: sufres de sudores nocturnos.

La sudoración ayuda a controlar la temperatura corporal. Depende de las glándulas sudoríparas, controladas directamente por el cerebro.

Cuando excede ciertos niveles varias noches seguidas, puede considerarse como un síntoma de un mal funcionamiento en el control térmico.

Las causas de este problema son extremadamente variadas. Van desde desequilibrios hormonales (menopausia, menstruación, hipertiroidismo), infecciones, ciertos tipos de cáncer o trastornos neurológicos, hasta apnea del sueño, reflujo gastroesofágico, estrés, ciertos medicamentos y exceso de alcohol.

Una temperatura demasiado alta en la habitación y un pijama de material sintético también pueden ser responsables.

Mejor higiene del sueño

Si no puede determinar el origen exacto, es importante consultar a un médico porque los sudores nocturnos pueden considerarse un factor de riesgo para enfermedades graves. Su médico podrá hacerse un análisis de sangre y ofrecerle un tratamiento adecuado, según el resultado.

Pero si no hay enfermedad involucrada, algunas soluciones pueden ayudarlo a mejorar sus noches:

  • Adoptar una mejor higiene del sueño desde una cena más ligera hasta la práctica de ejercicios de relajación para restablecer un buen equilibrio hormonal, así como tratamientos homeopáticos en caso de sofocos relacionados con la menopausia;
  • Limite la comida picante y el exceso de alcohol en la noche;
  • Reducir el riesgo de estrés y practicar ejercicios de respiración para relajarse antes de dormir;
  • No exceda los 20 ° C en el dormitorio y use pijamas de algodón.

El problema

Despertar sudorosa, remojar sábanas y pijamas no es agradable. Síntomas más o menos comunes en hombres y mujeres, pueden alterar significativamente la calidad de vida.

Si bien generalmente están asociados con un trastorno hormonal leve, los sudores nocturnos pueden ser un signo de una patología subyacente. No deben descuidarse y deben consultarse cuando persisten durante varios días consecutivos.

¿De qué se trata?

Los sudores nocturnos, o “sofocos nocturnos”, se manifiestan como sudoración repentina y fuerte, que puede remojar las sábanas y la ropa durante el sueño. La brusquedad y el carácter excesivo y repetido del fenómeno pueden indicar un origen patológico. La producción excesiva de sudores se llama “hiperhidrosis“.

También Debes Leer  ▶ Cuáles son las Diferencias entre Neumonía y Bronconeumonía ◀

Causas

Antes de discutir una causa patológica, es importante descartar causas ambientales como el estrés, comer demasiadas especias, sobrecalentarse, usar ropa que esté demasiado caliente para dormir o practicar actividad física antes de acostarse.

Esta sudoración nocturna también puede ser un efecto secundario de un tratamiento o un síntoma de dejar de fumar, alcohólico… Si ninguno de estos factores puede explicar la aparición de sudores nocturnos, el médico buscará causas fisiológicas o, por el contrario, patológicas.

Los sudores nocturnos pueden tener diferentes causas. Si estos son más bien moderados, la higiene del sueño y el estilo de vida, como un dormitorio sobrecalentado, calor, consumo de alcohol por la noche o una cena picante, suelen estar en el origen del problema.

Sin embargo, si la sudoración nocturna es recurrente y severa, una enfermedad puede ser la causa, desde una gripe común hasta enfermedades malignas. Los sudores se denominan “idiopáticos” si no se encuentra una causa a pesar de un diagnóstico completo.

Enfermedades infecciosas agudas y crónicas.

  • Gripe
  • Mononucleosis

Infecciones locales / abscesos

  • VIH / SIDA
  • Tuberculosis
  • Malaria
  • Endocarditis
  • Osteomielitis

Trastornos hormonales y metabólicos.

  • Hipertiroidismo
  • Feocromocitoma (tumor de las glándulas suprarrenales que produce hormonas)
  • Menopausia
  • Hipoglucemia durante la diabetes mellitus
  • Cánceres
  • Linfomas
  • Leucemia
  • Cáncer de próstata, cáncer de riñón, cáncer de tiroides; los sudores nocturnos son más raros en otras enfermedades cancerosas

Enfermedades autoinmunes

  • Artritis reumatoide
  • Granulomatosis de Wegener (inflamación de los vasos sanguíneos)
  • Enfermedades psíquicas y nerviosas.

Trastornos de ansiedad

  • Alcoholismo
  • Adicción, destete
  • Enfermedad de Parkinson
  • Después de un derrame cerebral
  • Estrés / agotamiento

Otras causas

  • Reacciones adversas a medicamentos (antidepresivos, preparaciones hormonales, antipiréticos y analgésicos, etc.)
  • Glándulas sudoríparas hiperactivas
  • Embarazo
  • Síndrome de apnea del sueño
  • Reflujo gastroesofágico (quemaduras estomacales)

Consecuencias

Trastornos del sueño, ya que el paciente se despierta sudando y tiene que cambiarse el pijama y las sábanas, así como la fatiga durante el día acompañada de una capacidad reducida para concentrarse.

Juntos, los siguientes tres síntomas también se denominan síntomas B: sudores nocturnos, fiebre y pérdida de peso involuntaria. Estos signos clínicos pueden ser una manifestación de cáncer u otras enfermedades, como infecciones crónicas.

Trastornos concurrentes: trastornos del sueño, fatiga durante el día, fiebre, pérdida de peso involuntaria, tos, otros síntomas según la causa

También Debes Leer  【Porque me Salen Manchas Rojas en la Cara cuando Lloro, Vomito o Bebo Alcohol】

Sudores nocturnos en mujeres.

La primera pregunta es si los sudores nocturnos pueden estar relacionados con una variación natural en los niveles de hormonas sexuales y, en particular, con una disminución en los niveles de estrógenos. En las mujeres menopáusicas, los sudores nocturnos se encuentran entre los primeros motivos de consulta.

Sudores nocturnos en hombres.

Las variaciones hormonales naturales se descartan. A diferencia de la mujer que puede sufrir sudores nocturnos sin un proceso patológico, los sudores nocturnos en humanos son el signo de una patología subyacente.

Por lo tanto, si los sudores no están relacionados con una causa hormonal natural, entonces uno debe buscar entre las posibles causas patológicas.

En ambos

Ya sea en hombres o mujeres, la sudoración nocturna puede ser inducida por una alteración de la tiroides (hipertiroidismo en particular), síndrome de apnea del sueño, cáncer (linfoma, leucemia…), un trastorno del hipotálamo (área del cerebro responsable de la regulación de la temperatura corporal), una infección (VIH, hepatitis C, tuberculosis) o pleuresía (una inflamación de la membrana que cubre los pulmones). En los hombres, la sudoración también puede ser causada por un exceso de testosterona.

Exámenes de Hiperhidrosis

En el momento de la consulta, el médico realizará un interrogatorio para saber desde cuándo se produjeron estos sudores, en qué circunstancias aparecen. También realizará un examen clínico para verificar otros síntomas.

Se buscará, por ejemplo, trastornos de la frecuencia cardíaca, hipertensión arterial, fatiga intensa y excesiva, hiperactividad mental, diarrea… Síntomas que nos pueden llevar al rastro de una enfermedad”, enumera el generalista.

Paralelamente, puede pedir a los pacientes que realicen un análisis de sangre, incluida una dosis de hormonas tiroideas para identificar un posible trastorno de la tiroides.

Tratamientos de los Sudores por la Noche

El tratamiento de los sudores nocturnos pasa por el tratamiento de la causa, es por esta razón que es esencial identificar la causa de este trastorno. Por lo tanto, si los sudores nocturnos se deben a trastornos de la menopausia, es posible prescribir una terapia de reemplazo hormonal.

En sus últimas recomendaciones, la Alta Autoridad para la Salud (HAS) insiste en la necesidad de una prescripción de dosis mínima y por un tiempo limitado, debido al mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, ovárico, endometrial, pero también aumentó el riesgo tromboembólico venoso y el accidente cerebrovascular.

Del mismo modo, si los sudores nocturnos son causados ​​por una desregulación de la tiroides, el médico puede recetar medicamentos que bloqueen la producción de hormonas tiroideas.

 

error: Content is protected !!