¿Qué es una Cirugía de los Párpados y Cómo se Realiza?

 

Mucho se habla de la blefaroplastia, aunque poco se sabe de ella. En este artículo vamos a explicarte en qué consiste el procedimiento, cómo se realiza, cuáles son los resultados y quienes pueden someterse a esta cirugía estética.

¿Qué es una blefaroplastia?

La cirugía de los párpados o blefaroplastia, consiste en extraer el exceso de piel y grasa que se acumula en los párpados superiores e inferiores. En otras palabras, es un procedimiento con fines estéticos que se realiza para reparar quirúrgicamente la caída de los párpados.

La blefaroplastia puede realizarse incluso a la par con otras cirugías estéticas del rostro, y generalmente es un proceso simple que no conlleva a ningún riesgo mortal. Sin embargo, es de vital importancia tomar ciertas medidas antes y después de someterse al tratamiento en cuestión.

¿Quiénes Pueden Hacerse una Plastia de los Párpados?

  • Pacientes de 35 años o más de buena salud que necesiten someterse a una cirugía para mejorar el aspectos de sus párpados.
  • Jóvenes menores de 35 años que por genética tengan demasiada piel, grasa y músculo en los párpados inferiores y superiores, y necesiten someterse a la blefaroplastia para mejorar su aspecto y visión.

¿Quiénes No pueden Someterse este Tratamiento?

Las personas que padecen de tiroides, presión arterial alta, padecimientos cardiovasculares, glaucoma, diabetes y falta de lágrima deben realizarse una prueba oftalmológica antes de optar por la cirugía para comprobar que el estado de salud es propicio para proceder a la blefaroplastia, evitando así complicaciones futuras.

4 Tipos de Operación de las Bolsas de los Ojos

Más allá de la estética, la blefaroplastia se lleva a cabo para mejorar considerablemente la visión de los pacientes, quienes por exceso de grasa en los párpados suelen tener complicaciones en la visibilidad.

La cirugía puede realizarse en los párpados inferiores, superiores, transconjuntival y subciliar. Los resultados y el tiempo de reposo varía dependiendo de la veracidad de cada caso, y el tipo de cirugía se aplica de acuerdo a la patología a tratar.

  • Blefaroplastia Superior

La blefaroplastia superior se ejecuta sobre el pliegue de los párpados superiores mediante microincisiones para erradicar el exceso de grasa causada por trastorno genéticos o por simple envejecimiento.

Realizar la blefaroplastia superior en casos de extrema acumulación de piel en los párpados superiores, significa lucir un aspecto rejuvenecido, dejando atrás una apariencia que transmite cansancio, y que incluso puede dificultar la visibilidad.

Es, sin dudarlo, una alternativa a considerar para combatir la ptosis palpebral aguda.  

  • Blefaroplastia Inferior

En la blefaroplastia inferior se eliminan las bolsas de los ojos para lograr una mirada mucho más juvenil y vivaz. La intervención quirúrgica se basa en recolocar la grasa de los párpados, despejando la zona mucho más despejada.

Existen diferentes formas de llevar a cabo una blefaroplastia inferior y su intervención dependerá del diagnóstico del oftalmólogo especializado, en función a las necesidades de cada paciente.

Si padeces de ectropión, la blefaroplastia puede ser una opción a considerar para combatir este tipo de afecciones que provocan que el párpado inferior se pliegue hacia afuera.

  • Blefaroplastia Transconjuntival

La blefaroplastia transconjuntival se lleva a cabo en pacientes más jóvenes, ya que es un procedimiento subciliar que se realiza entre los párpados y el globo ocular, lo cual es propicio para pacientes que no tienen bolsas pronunciadas en los párpados.

La gran ventaja de este tipo de cirugía es que la piel del paciente no se toca durante el proceso, lo que conlleva a un recuperación mucho más rápida. Esto sucede porque el acceso se realiza por vía conjuntival y se cierra sin sutura para no dejar cicatrices.

  • Blefaroplastia Subciliar

En el caso de la blefaroplastia subciliar, la cirugía se ejecuta por debajo de la línea de las pestañas para eliminar directamente la grasa acumulada internamente. La aplicación de anestesia local, al igual que en los anteriores procesos de blefaroplastia, es necesaria para evitar el dolor durante la sesión quirúrgica.

El Diagnóstico de la Blefaroplastia

En la consulta médica se evalúan las características y necesidades de cada paciente para establecer un diagnóstico basado en la realidad de la patología. En la consulta se evaluarán los siguientes aspectos:

  • Posición de la ceja.
  • Se analizaran los parámetros de laxitud de los párpados.
  • Se realizarán exámenes de sensibilidad corneal.
  • Se analizará la superficie corneal para descartar patologías oculares que requieran de técnicas especializadas.
  • Se estudiarán los parámetros con respecto al fondo de ojo.

Asimismo, el cirujano plástico le brindará recomendaciones en específico que debe seguir antes de someterse a la cirugía. Normalmente se siguen normas básicas sobre la ingesta de alimentos, bebidas, sustancias y hábitos de higiene personal.

Seguir dichas instrucciones hará que el procedimiento se ejecute de la mejor manera posible, evitando complicaciones inesperadas durante o después del proceso.

¿Cómo se realiza la blefaroplastia u operación de los párpados?

La operación dura aproximadamente una hora y casi siempre comienza en los párpados superiores mediante un incisión que se realiza para remover el exceso de grasa y fortalecer el músculo orbicular de los ojos.

En el caso de padecer laxitud gradual en los párpados inferiores, se realiza una cisura muy fina por debajo de las pestañas que suele cicatrizar rápidamente en un período de tres meses, máximo.

No es una intervención quirúrgica compleja, por lo que puede complementarse con otros tipos de cirugías del rostro, siempre y cuando el especialista lo considere necesario. De ser así, la cirugía podría extenderse hasta alcanzar las 3 horas como mínimo.

Que hacer Después de la Cirugía de Bolsas Oculares

El cirujano plástico ocular le recetará la medicación oportuna para aliviar los primeros indicios de dolor postoperatorio. Generalmente se aplica una oclusión compresiva en ambos ojos y se aconseja no aplicar fuerza y guardar reposo durante un par de días.

Las pomadas y las compresas de suero fisiológico al frío no pueden faltar si se sienten molestias e inflamación de manera continua. Sin embargo, el dolor no suele manifestarse a gran escala.  

Por otra parte, si sufre de lagrimeos constantes, no se preocupe. Esta es una manifestación normal de ojos después de la intervención quirúrgica. La hipersensibilidad a la luz también suele presentarse los primeros días, aunque no debe ser motivo de preocupación.

Pasado unos 2 o 4 días, podemos regresar a nuestra vida normal y los síntomas postoperatorios quedarán de lado. No obstante, será necesario cuidar de la visión durante dos meses consecutivos, usando gafas de sol y fotoprotector como medida preventiva.

No use maquillaje durante 15 días aproximadamente, y no olvide comer e hidratarse bien. Por último, recuerde que la blefaroplastia es una cirugía de resultados duraderos verificados que pueden mantenerse durante años.

También Debes Leer  Porque se Producen Quemaduras por Depilación Láser

Conclusiones Finales

  • La blefaroplastia es una cirugía segura que puede llevarse a cabo en jóvenes y adultos.
  •  Los resultados se aprecian en poco tiempo y suelen ser duraderos.
  • Existen diferentes tipos de blefaroplastia para cada caso en particular.
  • El tiempo de recuperación es corto y no suelen manifestarse dolores agudos.

Si piensas someterse a la blefaroplastia no olvides acudir a un centro estético profesional que cuente con personal altamente capacitado en este tipo de intervenciones.

error: Content is protected !!