¿Qué son las Caries Dentales? ¿Por qué salen? ¿Por qué Duelen?

Siendo uno de los problemas más frecuentes en la salud dental, las caries dentales se producen a causa de una combinación de aspectos que comprometen el buen estado de los dientes y muelas (leche y raíz) por igual.

Las causas se relacionan principalmente con el consumo constante de azúcar, un limpieza dental deficiente o poco frecuente, además de ciertas patologías bucodentales que afectan el esmalte dental progresivamente.

 Que son las Caries Dentales

Como las caries dentales afectan con frecuencia a niños, adolescente y adultos de tercera edad, se considera un problema regular en odontología que requiere de un tratamiento especializado y directo.

De no tratarse, las caries pueden intensificarse y afectar la raíz de los dientes y muelas. Como consecuencia, el paciente afectado experimentará dolor intenso en el área infectada, inflamaciones en las encías e incluso la pérdida de la pieza dental.

Los premolares y modales son más propensos a sufrir caries negras y blancas, dado a la forma y función que cumplen los dientes al cortar y triturar alimentos.

Los surcos naturales de la estructura de dichas piezas dentales pueden acumular partículas de alimentos difíciles de limpiar con regularidad, lo cual a largo plazo, afectará el esmalte dental como consecuencia de la aparición de caries. 

Para evitar lo antes mencionado y garantizar una limpieza efectiva, consulte regularmente al dentista para evitar complicaciones severas que puedan interferir en su vida cotidiana.

Cuales son las Causas

La aparición de las caries resulta un proceso exhaustivo  que inicia con la aparición de placas, la eliminación de minerales y finalmente, la destrucción continua de la pieza dental.

  • Formación de placa: La placa dental se constituye de una película transparente y viscosa que recubre la superficie de los dientes cuando existe acumulación excesiva de azúcares y almidones.

De esta manera, cuando no existe una limpieza profunda y continua, las bacterias bucales comienzan a alimentarse de dichos azúcares, provocando la aparición de la placa. 

Luego, la placa almacenada entre los dientes se endurece por debajo o encima de la línea de las encías, y termina transformándose en sarro. Así pues, será el sarro quien dificulte la erradicación de la placa y se convertirá en una protección para las bacterias dentales.

  •  Eliminación de los minerales: Los minerales se eliminan a causa de la acción directa de los ácidos de la placa. Como consecuencia se originan aberturas y orificios en el esmalte, siendo la primera etapa de las caries dentales.

El proceso continua hasta alcanzar la siguiente capa de las piezas dentales, mejor conocida como dentina. Esta etapa es perjudicial sino se toman acciones tempranas, ya que la dentina se comunica directamente con el nervio dental, cuestión que incrementa la sensibilidad en la zona afectada.

  • Destrucción continúa: En esta etapa las bacterias y el ácido se expanden a través de los dientes, trasladándose hacia la pulpa, el nervio y los vasos sanguíneo de la pieza.

En este punto, la pulpa se irrita y se inflama debido a las bacterias, se oprime el nervio óptimo e inicia el dolor punzante, el cual puede extenderse de manera indeterminada.

Las Caries en los Bebés

Aunque es poco frecuente, los bebés también son propensos a sufrir de caries dentales. Esto se debe al tipo de alimentación que llevan durante la infancia, pues el azúcar de la leche materna, fórmulas y jugos pueden permanecer entre los dientes mientras los bebés duermen.

En este sentido, las “caries de biberón” pueden necesitar un tratamiento especial que no perjudique la  pieza dental del bebé, ni mucho menos al niño afectado.

En todo caso, el odontólogo también puede recurrir a la extracción de la pieza de leche, a pesar de no ser lo más recomendable. Como sugerencia, lave periódicamente los dientes del bebé con un algodón o un cepillo para niños después de comer y sobretodo, antes de dormir para evitar dificultades.

Síntomas

El dolor es uno de los síntomas principales de las caries, y se manifiesta en una etapa avanzada, cuando empieza el proceso de destrucción de la pieza dental.

Sin embargo, otros signos que se manifiestan durante la creación de las caries son;

  • Sensibilidad dental.
  • Agujeros visibles en los dientes.
  • Manchas oscuras o blancas en la superficie dental.
  • Dolor al comer o beber agua.

Tratamiento

Como en un principio la creación de las caries resulta un proceso asintomático, las consultas regulares al odontólogo son necesarias para la detección y tratamiento anti caries. 

Durante la consulta, el odontólogo procederá a revisar para determinar la gravedad de la situación, y en base a ello, se seleccionará el tratamiento adecuado para la erradicación de las caries y la salvación de la pieza dental.

Algunos casos pueden requerir tratamiento de conducto, e incluso otros pueden necesitar de una adecuada extracción, dado a la gravedad del asunto en cuestión.

Complicaciones

Como es normal no dar importancia a las caries hasta que existe dolor constante en la zona afectada, es importante saber que la acumulación de bacterias y caries pueden traer consigo complicaciones graves a largo plazo.

De este modo, las complicaciones de las caries pueden provocar:

  • Dolor agudo.
  • Absceso dental.
  • Inflamación.
  • Dientes severamente dañados.
  • Problemas al masticar o ingerir bebidas frías o calientes.
  • Pérdida de la pieza dental, lo cual a su vez genera problemas de confianza y autoestima.

Prevención

Como tratamiento preventivo, será necesario cambiar los hábitos alimenticios y mejorar considerablemente las técnicas de higiene bucal. Al mismo tiempo, es recomendable utilizar otros medios que optimicen los métodos de limpieza diarios.

  • Dentífricos con flúor: Recurra al uso del flúor al menos dos veces al día para limpiar la superficie dental adecuadamente. Además del cepillo dental, use el hilo dental o un limpiador interdental para eliminar los restos de comida.
  • Enjuague: Realice enjuagues cotidianamente para desinfectar las encías y evitar sangramiento o inflamación.
  • Selladores dentales: Utilice selladores dentales para una protección profunda, pues es un método eficiente que permite sellar los surcos entre los dientes, limitando así la acumulación de alimentos.
  • Evite el consumo de azúcar y almidón: Limitar el consumo de azúcar evita que las bacterias se alimenten y se expanden sobre la superficie dental.
  • Consulte regularmente a su odontólogo: Acuda al odontólogo regularmente para limpiezas y tratamientos preventivos profesionales. 
error: Content is protected !!