Remedios Caseros para Curar los Granos Infectados

 

Si bien existen productos dermatológicos que ayudan a controlar la piel grasa reduciendo la aparición de espinillas, también existen diferentes tipos de remedios caseros que pueden ayudar a combatir los granos infectados.

Este tipo de sustancias naturales son capaces de desinflamar y destapar los poros, para así disminuir la inflamación y reducir el riesgo de cicatrices por acné. 

Y aunque optar por la medicina naturista es conveniente cuando se sufre de un acné leve, los casos más graves requieren de atención dermatológica inmediata y un tratamiento específico según sea el caso.

Consejos antes de Tratar Barros  con Remedios Naturales

Antes de abordar el tema de los remedios caseros, es importante tomar algunas medidas preventivas que son de gran utilidad a largo plazo, si es que de verdad queremos evitar el riesgo de sufrir marcas por acné.

Lo principal es recordar no extirpar los granos con las manos. Es bien sabido que si tocamos o apretamos un grano podemos extender la infección hasta dejar una ligera marca en el futuro.

Antes de recurrir a los remedios caseros, lo más adecuado sería bajar la hinchazón mediante un cubito de hielo, por ejemplo. Recuerda envolver el hielo en un trozo de tela y colocarlo encima del grano unos cinco minutos para empezar a reducir la inflamación.

Remedios Caseros para Curar los Granos Infectados

Todo producto dermatológico elaborado a nivel industrial parte de ciertas sustancias naturales que bien podemos encontrar en casa:

  •       Arroz y miel.
  •       Menta, yogur natural y avena.
  •       Té verde.
  •       Té de consuelda.
  •       Ajo.
  •       Vinagre de manzana.
  •       Bicarbonato de sodio.
  •       Equinácea.
  •       Aloe.

Mascarilla de arroz y miel

Un excelente remedio casero para combatir los granos infectados, es el arroz con miel. Aplicando diariamente una máscara casera bien preparada y con la hidratación adecuada,  podremos desinflamar y controlar la producción de grasa en la piel.

  •       Ingredientes:
  1. 2 cucharadas de arroz cocido.
  2. 1 cucharada de miel.
  •       Preparación:
  1. Hierva el arroz con bastante agua sin integrar ningún tipo de condimento. Recuerde que el arroz debe quedar pastoso y pegajoso, ya que la intención es hacer una mascarilla para untar.
  2. Una vez listo, proceda a licuarlo para facilitar su aplicación.
  3. Agregue 1 cucharada de miel y licue ambos ingredientes.
  4. Deje reposar hasta que enfríe lo suficiente.

Ahora tendrá una mascarilla que podrá aplicar fácilmente en la cara o en la espalda. Deje que los componentes de ambos ingredientes actúen de 15 a 20 minutos y luego remueva la mascarilla con agua fría y jabón.

Menta con yogur natural y avena

La puede ser útil para eliminar la grasa residual que obstruye los poros de la piel. Además, es un excelente ingrediente para controlar la aparición futura de acné, ya que mantiene la epidermis hidratada y descontaminada.

  •       Preparación:
  1. Mezcle dos cucharadas de menta fresca finamente picada.
  2. Agregue dos cucharadas de yogur natural y avena.
  3. Licue los ingredientes en una licuadora.
  4. Deje reposar la mezcla unos 5 minutos.
  5. Unte la mascarilla en su rostro y deje reposar durante 10 minutos.
  6. Luego enjuague con agua fría. 

Té verde

Las propiedades antimicrobianas y antioxidantes del té verde provocan un efecto relajante en el rostro. Para aplicar la sustancia, simplemente prepara un té sin azúcar y una vez frío, colócalo en el área afectada.

Té de consuelda

El té de consuelda tiene propiedades cicatrizantes e inflamatorias bastante efectivas que ayudan a combatir los granos infectados que aparecen en el rostros o en otras  partes del cuerpo.

  •       Ingredientes:
  1. 4 cucharadas de hojas secas de consuelda.
  2. ½ litro de agua.
  •       Preparación:
  1. Agregue el agua en una olla.
  2. Coloque los ingredientes, tape la olla y luego deje hervir por 5 min.
  3. Cuando finalicen los 5 min, coloque el té en un recipiente limpio con tapa y guárdelo en el refrigerador durante 3 días.

Procure lavar la cara con jabón antiséptico antes de usar la preparación y una vez limpio el rostro, aplique el té de consuelda sobre los granos infectados hasta que líquido se seque naturalmente.

Ajo

El ajo también es capaz de desinflamar granos infectados. Basta con triturar dos dientes y agregar unas gotas de limón para luego aplicar la pasta sobre la zona afectada.

Hay que dejar reposar sobre el área durante 15 minutos aproximadamente para después repetir el proceso durante la noche. Una vez cumpla el tiempo de reposo, remueva la pasta con agua fría y evite tomar el sol excesivamente.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana también es un remedio casero bastante efectivo para curar granos inflamados. Medio vaso de vinagre, tres de agua y una cucharadita de sal serán suficientes para lavar nuestro rostro antes de dormir e hidratar la piel mediante la acidez del vinagre.

Bicarbonato de sodio

Dado a los propiedades antiinflamatorias y antisépticas del bicarbonato de sodio, bien podemos emplearlo como un exfoliante para la piel. Además, como el bicarbonato también regula el pH, es un excelente remedio para contrarrestar la aparición futura de acné.

Basta con agregar dos cucharadas de bicarbonato en un recipiente para luego añadir agua hasta formar una pasta homogénea. Luego aplique dicha pasta sobre el rostro y mantenga durante unos 10 minutos aproximadamente.  

Equinácea

El tradicional uso de la equinácea se extiende hacia la medicina naturista al facilitar la curación de heridas o prevenir refriados leves. Esto quiere decir que sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias también pueden ayudar a tratar los granos infectados.

Use un té de equinácea como lavado fácil rutinario o aplique la sustancia sobre el área afectado con una bola de algodón.

Aloe

El aloe siempre es un remedio casero infalible y para los granos inflamados no es la excepción. Por ello es recomendable extraer el gel de una planta de aloe y aplicarlo en las zonas afectadas.

Si bien no tiene un buen olor natural, es una sustancia natural muy efectiva para combatir infecciones y regenerar el tejido de la piel. Recuerda que este tipo de medicamentos para contrarrestar el acné resulta efectivo para casos leves.

Los casos de mayor gravedad requieren de atención médica y dermatológica. Por lo tanto, si usted padece un acné severo, consulte a su dermatólogo lo antes posible para reducir riesgos de infecciones y marcas permanentes.

 

 

 

También Debes Leer  5 Hierbas Curativas para la Retención de Líquidos