Saltar al contenido

Tipos de coronas dentales

Millones de personas en el mundo llevan coronas o fundas dentales, para sustituir piezas enteras o reforzar las deterioradas o debilitadas. Pueden colocarse, por tanto, sobre dientes naturales o sobre implantes. En el segundo caso es necesario dejar transcurrir unos meses, para permitir que concluya con éxito el proceso de osteointegración del tornillo.

Las coronas dentales tienen una doble misión: devolver el cien por cien de la funcionalidad a la pieza dañada o desaparecida y mejorar sustancialmente la estética del usuario. Pero, ¿cuándo son realmente necesarias las fundas dentales?:

  1. Protección de dientes débiles o con caries.
  2. Unión de partes rotas de un diente o muela.
  3. Restauración de dientes desgastados.
  4. Sujeción de puentes.
  5. Cobertura de implantes dentales.

Las coronas dentales están fabricadas con materiales muy resistentes y su colocación no presenta demasiadas complicaciones. Es usual que en un par de sesiones la funda o cofia esté lista. En la primera de ellas se acondiciona la pieza dañada o el implante dental y en la segunda es posible, en muchos casos, ajustar la prótesis permanente.

Tipos

Existen diferentes materiales para fabricar coronas y que se aplican en función de las características del implante dental y de las necesidades del paciente.

También Debes Leer  A que se dedica la empresa Desokupa y como actúa

Las coronas dentales metálicas son duraderas, soportan perfectamente la masticación, difícilmente se fracturan y se adaptan bien a los dientes naturales. Se elaboran a base de aleaciones de oro, paladio, níquel, cromo etc. Estos materiales son compatibles, desde el punto de vista biológico, con los tejidos gingivales. El gran hándicap es la estética (se aprecian a simple vista), por lo que suelen emplearse para sustituir las piezas menos visibles y las que realizan la mayor parte de la función masticadora.

Las fundas y prótesis de cerámica o porcelana son más estéticas que las anteriores (se adaptan bien al color de los dientes naturales) y están especialmente recomendadas a personas con alergias a metales. Resultan ideales para cubrir o sustituir los dientes delanteros, aunque no son tan resistentes como otras. Ya te las hemos comparado en «Las coronas de porcelana vs las coronas de zirconio«.

También Debes Leer  ¿Porqué Me Salen Granos En Las Axilas Y Cómo Tratarlos?

También se fabrican combinando metales y porcelanas. De esta manera, se obtienen coronas con la resistencia y fuerza de los primeros y la estética de las segundas. La gran ventaja de estas fundas es que pueden emplearse para cualquier pieza dental, sin importar la visibilidad de la misma o la cantidad de trabajo que debe realizar. La desventaja de esta solución es que las prótesis no son tan resistentes como las metálicas cien por cien, pudiendo volverse visible la aleación con el paso del tiempo. Hay que tener en cuenta que, en principio, el metal queda en el área inferior y fuera de la vista, colocándose encima la parte cerámica. En estos casos y cuando se desea primar la estética y el ajuste a la pieza natural, es usual utilizar circonio como material exterior.

Las coronas de resina, por su parte, son mucho más baratas, aunque se rompen con más facilidad.

También Debes Leer  ¿Qué es el Síndrome de La Ataxia Telangiectasia?

En cuanto a las fundas provisionales, suelen fabricarse con materiales acrílicos.

El precio de las coronas dentales es elevado. Sin embargo, los resultados funcionales, estéticos e incluso psicológicos parecen compensar, sobradamente, el esfuerzo y la inversión económica realizada.

Cuando el dentista nos recomienda colocar una corona o un implante dental, es fundamental preguntarle por el procedimiento quirúrgico, hipotéticos riesgos del mismo, ventajas del tratamiento, elección de materiales más adecuados, funcionalidad y estética que recuperaremos y, por supuesto, por la inversión económica a realizar.

La investigación y las nuevas tecnologías están consiguiendo obtener, de forma continua y permanente, nuevos materiales para la elaboración de fundas y coronas dentales. Ya es posible crear prótesis precisas y personalizadas para cada usuario, lo que se traduce en resultados estéticos sorprendentes, sin renunciar por ello a la funcionalidad y durabilidad de estas piezas artificiales. Desde ya, la sonrisa perfecta deja de ser una entelequia, para todas las personas que la perdieron o nunca la tuvieron.