Cuales son los Tipos de Erupciones Cutáneas en la Piel por VIH

 

 

El virus de inmunodeficiencia humana o VIH es un retrovirus que puede desencadenar la aparición del SIDA o síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Este terrible padecimiento ha estado arrebatando millones de vidas en el mundo por más de 40 años.

El sistema inmunitario de los pacientes infectados por el VIH es muy débil, de ahí el nombre del virus, y esta deficiencia aumenta la cantidad de infecciones que los pacientes pueden adquirir en la piel.

10 Afecciones de la Piel más Comunes con VIH

 

La infección por VIH/SIDA puede presentarse en la piel de distintas maneras dependiendo del patógeno que se vea involucrado, como pueden ser hongos, bacterias, parásitos o virus. Asimismo, estas manifestaciones pueden o no ser inflamatorias o estar asociadas con la terapia antirretroviral o TARV. Algunas de estas pueden ser:

 

  • Piel atópica y xerosis.

La dermatitis atópica también conocida como eczema se presenta como una inflamación crónica en la piel caracterizada por presentar un sarpullido rojizo y causar comezón, irritación y aridez en diferentes partes del cuerpo.

 

Por su parte, la xerosis es la sequedad excesiva en distintas áreas del cuerpo que llega a generar escamación y escozor en dichas zonas. Ambas afecciones se manifiestan en casi la mitad de las personas con VIH, aunque suelen ser comunes en gente sin VIH.

Se pueden tratar como casos típicos tan solo teniendo precaución en caso de administrar corticosteroides sistémicos.

 

  • Sensibilidad.

En pacientes infectados con VIH es más abundante y más severa la sensibilidad a la luz y se agrava a medida que aumentan los niveles de inmunosupresión. Esta afección se manifiesta en erupciones o a manera de eccema en áreas con exposición a la luz.

También Debes Leer  ¿Porqué Me Salen Granos En Las Axilas Y Cómo Tratarlos?

La fotosensibilidad puede ser consecuencia del VIH o darse como efecto secundario de ciertos medicamentos que atacan virus y bacterias previniendo otras infecciones.

 

  • Picazón.

La comezón, escozor o prurito es uno de los principales síntomas sufrido por las personas con VIH llegando a ser el único en algunos casos. Por esta razón, el sentir comezón excesiva y sin razón aparente debe despertar la sospecha de haber contraído VIH y procurar realizar las pruebas necesarias lo más pronto posible.

 

Por otro lado, los pacientes VIH positivo que muestren prurito, deben examinarse para averiguar si no se trata de alguna enfermedad en los riñones, el hígado o algún trastorno sanguíneo, etc.

 

  • Foliculitis eosinofílica y erupción pruriginosa papular.

La foliculitis eosinofílica, abreviada FE es un padecimiento crónico sin causa conocida que ocurre en pacientes con una infección desarrollada de VIH. Esta enfermedad se puede separar en: FE relacionada a la inmunosupresión, FE infantil y por último la enfermedad de Ofuji, que es la que más afecta a la gente con VIH.

 

Se manifiesta como un tipo de bulto enraizado en los folículos pilosos del cuello, rostro, pecho, cuero cabelludo y parte de los brazos.

 

Por su parte, la erupción pruriginosa papular o EPP se presenta de manera similar a la erupción de varicela y, a diferencia de la FE, se extiende más en las extremidades que en el tronco. En los países tropicales, el 11-46% de las personas infectadas con el VIH desarrollan EPP.

También Debes Leer  【 PORQUE ME SALEN OJERAS CUANDO HAGO EJERCICIO 】

 

  • Neoplasias cutáneas.

Mejor conocidas como tumores y entendidas como carcinomas, representan una amenaza mayor para la gente infectada con VIH que para el resto, y los más comunes en estos casos son los llamados CPNM, que significa cáncer de piel no melanoma.

 

Por lo tanto, se aconseja a las personas con VIH hacerse una o más veces al año las pruebas para cáncer de piel no melanoma y cáncer de piel melanoma.

 

Además de este tipo de erupciones cutáneas existen ciertas enfermedades llamadas “oportunistas” que afectan gravemente a los pacientes con VIH dada su susceptibilidad inmunológica. Algunas de ellas pueden ser:

 

  • Sífilis.

Existe un vínculo epidemiológico entre esta enfermedad y la infección por VIH, esto porque las llagas en los órganos genitales contribuyen al traspaso del Treponema pallidum, la bacteria causante de la sífilis, y dicha bacteria de la misma forma favorece la propagación del VIH.

 

Los factores de riesgo para la sífilis incluyen la homosexualidad, tener antecedentes de enfermedades de transmisión sexual, variadas parejas sexuales y relaciones anal-oral-genitales sin protección.

Entre los síntomas de la sífilis se encuentran la aparición de úlceras en el área genital o en la boca, dolor en la garganta, inflamación de los ganglios linfáticos y sarpullido. Cabe destacar que generalmente esta erupción aparece en manos y pies sin causar ninguna incomodidad salvo que el caso sea muy grave.

 

  • Molusco Contagioso.

Es una infección viral leve y no causa grandes problemas médicos pero resulta muy poco estética. Ocurre en niños y jóvenes y es originada por un virus como el de la viruela. Se da en el 10-20% de pacientes con VIH y es una señal de alerta porque se presenta cuando el virus está muy avanzado y cerca de convertirse en SIDA.

También Debes Leer  ¿Qué es La Urticaria Nerviosa Y Cómo Se Puede Tratar?

 

Esta afección se distingue por presentar diversos bultos indoloros de color rosáceo y tamaño variado, especialmente en zonas de la parte superior del cuerpo y en la cara. Además suele ser muy contagioso y resistente a los tratamientos.

 

  • Dermatofitosis

También conocidas como tiñas, son infecciones provocadas por los hongos llamados Tricophyton, Microsporum y Epidermophyton. Comienza sin mostrar síntomas pero se vuelven fastidiosas y difíciles de tratar una vez que se extienden por el cuerpo.

 

Estas lesiones se presentan en áreas con infecciones fúngicas crónicas en la superficie de la piel manifestadas como úlceras y protuberancias difusas.

 

  • Criptococosis

Es una patología proveniente de la levadura Cryptococcus neoformans y una vez que está esparcida es una de las infecciones fúngicas subcutáneas más fatídicas y frecuentes en pacientes infectados con VIH/SIDA. En la mayoría de los casos se transmite al inhalar de las palomas y otras aves portadoras la levadura desencadenante de la enfermedad.

 

La piel afectada se puede encontrar mayoritariamente en hombros, cuello y cabeza pudiendo invadir muchas más zonas, estas heridas se presentan en una décima parte de los afectados a nivel sistémico.

 

Suelen aparecer espinillas o bultos que son de color rosa, con forma de ombligo y pueden presentar gangrena o formaciones de úlceras en la parte central. Asimismo la criptococosis puede manifestar muchas otras lesiones de gravedad variable como abscesos bajo la piel, pústulas, pápulas, necrosis, entre otros.

 

En adición a las afecciones cutáneas mencionadas más arriba, hay muchas más que pueden desarrollarse más fácilmente en personas VIH positivas, por ello es muy importante estar atento a los cambios en la piel y comunicarlos al doctor a cargo del caso.